sábado, 18 de octubre de 2008

Este país


¿Sabes? Este país tuvo una oportunidad. No fuimos siempre unos desgraciados a la cola de Europa, a la cola del primer mundo. De hecho, hubo un momento en que éramos los primeros. Votaban las mujeres y el divorcio era legal,y aún se escandalizaban los revolucionares franceses, los progresistas ingleses. Este país tuvo una oportunidad. Una oportunidad de las de verdad. Y España siempre va al revés, democrática en un mundo de dictadores, oscura y prohibida entre el archipiélago de las democracias. Y siempre va al revés, pero te juro, y aunque no te lo creas, que este país tuvo una oportunidad. Esa oportunidad se llamaba República, Manuel Azaña, García Lorca, Clara Campoamor, Ortega y Gasset, Antonio Machado, Federica Montseny, Gregorio Marañón, Dolores Ibárruri... Y también se llamaba libertad, derechos, igualdad, cultura, ciencia, revolución, poesía, arte, fuerza, sueños...

Este país tuvo una oportunidad que se llamaba República y se la quitaron. Se la quitaron a la fuerza. Porque este país sufrió la única guerra en la que ganaron los malos. Ganaron y se quedaron. España, los parias de la tierra, se quedó en la cuneta, con miles de enterrados. Y cientos de miles de sueños se fueron, con una mano delante y otra detrás, miles de sueños se llevaron España a Francia, a Argentina, a Méjico, a Alemania. Y España dejó de existir. Ya no existe, está enterrada en fosas comunes. Porque la España de verdad duró poco y la fusilaron, le arrancaron todo lo que tenía y la dejaron desnuda bailando en campos de concentración, dejándose la piel en los suburbios de París. Porque este país sufrió la única guerra en la que ganaron los malos.

Y aún hay más, ganaron los malos y se quedaron, y los sueños también tuvieron que quedarse más allá de sus fronteras, desengañados, perdidos, olvidados, callados, ultrajados. No existe España, esto es una mentira. Y los que perdieron eran los buenos, y no sólo perdieron, salieron corriendo, sin ayuda de nadie, y no volvieron, no volvieron, no volvieron. Los sueños jamás volvieron, se quedaron más allá de las fronteras, enterrados en las cunetas. Y nadie los ha desenterrado, nadie ha ido a buscarlos. Y los malos se quedaron, y los malos se siguen quedando, con la cabeza alta y los pies en la tierra, sus caras atravesadas por bigotes, ni rastro de vergüenza. Y algunos se han ido marchando, en tumbas distinguidas, funerales honorarios. Los malos, es increíble, los malos triunfaron y murieron triunfando. Y al final los buenos volvieron, sin la cabeza alta, sin los pies en la tierra. Porque esta tierra ya no es su tierra, porque a España la fusilaron, y ya no tienen camino para seguir andando.

Y han pasado treinta y tres años, y los buenos siguen siendo buenos, y los malos siguen siendo malos. Y España sigue sin existir, los buenos no tienen tierra, los malos mueren en su gloria robada. Lo que era legítimo fue olvidado, este es un país de hijos de puta. Con heridas abiertas después de cuarenta años. Este país no tiene memoria, tiene amnesia y falta de cicatrices. Y los buenos siguen en las cunetas, y los sueños siguen rotos. Porque pequeña, lo justo hubiera sido una República, una segunda oportunidad. Pero este país no da segundas oportunidades, este país fusila y olvida. Porque este es un país de hijos de puta. Porque este sigue siendo un país de hijos de puta, y aún brindamos por él y alzamos nuestras copas. Levántala tú también y brinda, porque este es un país de hijos de puta.

Este país fusila y olvida, por eso estamos hoy llorando aquí, porque después de treinta y tres años ya no habrá República, porque ahora tenemos que dar las gracias porque los esqueletos de los sueños resucitarán de las cunetas y no habrá culpables. Ahora es demasiado tarde, pero aún lloramos, aún damos las gracias porque nosotros somos los buenos, somos los sueños y siempre lo hemos sido. Y es tarde, pero vamos a hacer memroia y a contar historias terribles, porque este es un país de hijos de puta con amnesia, y tiene que recordar para poder ser España. Porque esto aún no es España pequeña, mientras haya cunetas y fronteras esto no será España. Por eso hoy brindamos por este país de hijos de puta, que tuvo una oportunidad y la tiró a la mierda, se la robaron y jamás la ha recuperado. Y porque aún hoy quedan hijos de puta, que dicen que con crisis el dinero debería dedicarse a otras cosas, menudos hijos de puta, sus sueños no se han roto, están en el Valle de los Caídos con la frente alta y los pies por delante, pero en la tierra. Así que vamos a contar historias terribles, y vamos a luchar, y si hay que hacer temblar a viejos con amnesia, temblarán. Porque nosotros no somos los malos y no queremos venganza. Queremos que se nos devuelva una parte de nuestro sueño, la justicia y los derechos. Porque queremos memoria, y queremos cicatrices. Y que no se repita, eso queremos, que no se repita. Porque nosotros somos los buenos y debemos salir de la cuneta. Es lo mínimo, lo mínimo, lo mínimo.

Este país tuvo una oportunidad, cuando aún se llamaba España. Y a destiempo volverá a salir, sin segundas oportunidades volverá a salir, tenemos paciencia. Porque ya sabemos que este país es todavía un país de hijos de puta. Viva la República, pequeña, Viva la República, alza tu copa que hoy ya no tenemos vergüenza, ya no brindaremos más por este país de hijos de puta, que agachen la cabeza, que hoy se va a hacer justicia. Y si no nos dejan hacerla, rodarán cabezas, eso te lo juro por las fronteras, ya no vamos a aguantar, que venzan los vencidos. Que ganen los buenos, los legales, los derechos, la libertad, la poesía, el arte, los sueños...y que Viva la República, pequeña, que Viva la República...

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Ole, Ole, Ole....

Un Admirador harto de Hijos de Puta......

Phoebs dijo...

Más alto quizás, pero más claro imposible. Bien dicho Tiki :)
Te agrego a los favoritos de mi blog, soy Moni (phoebe_moni).

Muak!!!

Anónimo dijo...

Sin palabras. Así me dejas cada vez que te leo.

Anónimo dijo...

Hay gente como yo que tus supuestos buenos se llevaron a tios de mi padre y no han aparecido jamás. En una guerra no solo mata un bando así que mide tus palabras antes de decir barbaridades porque tu extremismo es igual de denunciable que el de los franquistas

Esperanza dijo...

Mi extremismo no es denunciable. La ley de la memoria histórica, es más, Garzón, está abierto a todos los casos, crímenes, durante la guerra civil y la dictadura, eso incluye a los tíos de tu padre. Y no mido mis palabras porque la República era la única vez que ganó el pueblo, porque era el Gobierno legítimo, elegido democráticamente. Y el franquismo está impuesto por unos cuantos hijos de puta. Así que no creo que sea comparable ni en lo más mínimo. Mi extremismo, que no creo que sea tal, es legal, tenía una Constitución, un Parlamento, derechos y libertades. El franquismo era una disctadura, donde se surpimieron todos los derechos, los de las mujeres, los de aquellos que pensaban diferente. No tienen nada, nada, en común.

Anónimo dijo...

Si tanto hablas de legalidad en la Constitución sabrás que cuando se hizo la vigente, todos los partidos políticos, tanto de derechas como de izquierdas, llegaron a un acuerdo de no volver a tocar este tema y olvidarlo todo por el bien de todos. Garzón lo único que quiere es notoriedad porque temas que tratar actualmente hay muchos más, y no perder el tiempo con esto, que no se puede juzgar a nadie. Si tantas ganas tienes llévate unas esposas al Valle de los Caídos y detienes a Franco. Hasta los familiares de García Lorca se oponen a esto. No está la economía para gastar millones en esto que no va a servir para nada.

Esperanza dijo...

Sí que sirve, sí que sirve para poner las cosas en su sitio. Tú no lo entenderás, porque no tienes un abuelo en una cuneta o la suficiente sensibilidad. No se trata tanto de juzgar a alguien, como de restaurar la memoria y restablecer la dignidad de los que lucharon por la patria de verdad. La ley de la Memoria Histórica sí existe,y como el título dice, se trata de hacer memoria. Los pueblos que no tienen memoria repiten los mismos errores. Y si has leído bien yo no hablo de condenas, hablo de justicia, y de memoria, de mucha memoria.

Anónimo dijo...

Tu sigue en el mundo de yupi mientras los demás estamos en el siglo XXI. Espero que no se haga ley sobre la invasión de Napoleón porque sino otra vez nos liamos identificar cadáveres mientras otros países siguen su ritmo y por delante de España como siempre a causa de pérdidas de tiempo como esta. Parece mentira que no conozcas a Garzón.

Esperanza dijo...

La diferencia entre los malo y los buenos, aparte de todo eso que ya he dicho y no voy a repetir sobre la legalidad de la República y la ilegalidad de Franco, es que éste úñtimo hizo su labro de restauración de dignidad con el dinero de todos los españoles, dio trabajo en estancos, en obras públicas, a los perjudicados por la guerra. Lástima que sólo fueran los de su bando, y que a los otros, no sólo no les dio nada, sino que además les quitó todo lo que tenían, todo lo que les quedaba. Y ahora, cuando lo único que se pretende es restaurar su dignidad y sacarlos de una cuneta para que tengan una tumba donde vaya su familia a visitarlos, sales cuatro a quejarse. Eso no es juto, porque no están pidiendo ni un estanco, ni una casa, ni que se juzgue a los hijos de puta que los dejaron en la puta calle o peor aún. Es lo mínimo, lo mínimo que España debe hacer por ellos, un poco de justicia.

Anónimo dijo...

Veo que me das argumentos del franquismo para poder decir algo coherente. No te quito la razón pero estábamos habalndo de la guerra, pero en fin, te repito que tu extremismo es superior a tu racionalidad. Acuérdate de esta frase: "No odies a tus enemigos porque no te permite juzgarles". Espero que razones todo con más cuidado porque se que eres capaz de dar marcha atrás y reconocer tus errores (¿eso es de sabios verdad?) Un abrazo muy fuerte de un admirador decepcionado pero con confianza sobre tu arrepentimiento.

Buscar este blog