martes, 2 de junio de 2009

- ¿Cuándo dejaste de quererme?
- No lo sé.

No lo sabe.

- ¿Hay otro?
- No seas clásico, no hay otro.

Y no lo hay.

- ¿Entonces? No lo entiendo.
- Yo tampoco.

Y no lo entiende.

- Explícamelo.
- No puedo explicar lo que ni siquiera yo entiendo.

Y no lo entiende.

- ¿Y qué vas a hacer?
- Dejarte. Tú eres clásico y yo moderna.

Y le deja. O posmoderna

3 comentarios:

samsa dijo...

a veces con pocas palabras se dice mucho más que con toda una critica de la razon pura, me gusta mucho

Alberto dijo...

¿Cómo se puede querer tanto a álguien a quién no se entiende? Nadie lo sabe, pero así es.
Coincido con "Samsa". A veces saturamos tanto los textos con metáforas y adornos, que parecemos olvidarnos de lo importante. Me gusta.

Entrespinos dijo...

Me mola, real como la vida misma :D

Buscar este blog