jueves, 12 de marzo de 2009

¿Bajar o no bajar?


¿Y si me bajo del autobús? Es lo que debería hacer ¿no? pero cómo me voy a bajar, a mi se me va la olla, se me ha ido y no ha vuelto todavía. No me puedo bajar. Porque no puedo ¿no? perdería 43 euros de billete de ida y vuelta. Y me bajo y ¿qué? ¿qué hago en mitad de la A-2? ¿Autostop? Que no, no me puedo bajar. Menudo pestazo a Channel nº 7 que lleva la abuela, seguro que además ni se ha dado cuenta. No me voy a bajar, si además a mí me encantan los viajes en autobús que puedes dormir, leer, escuchar música, estoy en tierra de nadie, qué cómodo es esto. ¿Cómo se baja el mango para apoyarme? Y la abuela de Channel, con el brazo ahí puesto, me gustaría poner el mío también, qué egoísta. ¿Y si me bajo? Los 43 euros, ah sí, no me puedo bajar por razones económicas ¿desde cuándo? Pero oye, que son 43, ni 34 ni 13, 43, la ida y la vuelta, si me bajo ahora pierdo…más de la mitad…nada. Pero y yo qué hago aquí, si encima me ha dejado él. No puedo estar contigo cariño, lo siento, es que me agobio, esto de las relaciones a distancia no es para mí, gilipollas, eso lo sabes ahora después de tres meses. Y yo aquí, cual imbécil de libro, a lo romántico imposible a recuperar el amor, pero qué amor ni qué ocho cuartos, idiota, idiota que no me has querido nunca. Como me vuelva a rozar con el codo la mando con channel a diseñar perfumes. ¿Y si me mareo y acabo vomitando? A ver como vuelvo yo esta noche, y a ver quien me viene a buscar, porque a esas horas no hay metro. Me tengo que bajar, me tengo que bajar porque no puedo llegar a casa. No, no, me bajo porque este tío es gilipollas, porque yo valgo todos esos frascos de perfume, por lo menos cien mil, y este imbécil no lo sabe. Venga, con todo lo que yo he hecho por él. Pero si yo le quiero, le quiero tanto. No me puedo bajar, tengo que luchar por él, a lo mejor no le he enseñado todas mis cartas. Si yo viviera en Zaragoza, ay, si yo viviera en Zaragoza, otro gallo nos habría cantado, la culpa la tiene la ex, zorra, zorra, zorra. No, no, no, no el channel de mercadillo lo debo llevar en los pulmones incrustrado, la culpa la tiene él, cabrón, corporativismo femenino, sí, no te dejes dominar, no, amor no, a tomar por culo ese yo. La cabeza fría, la cabeza fría, mierda, me he dejado las cubiteras fuera de la nevera, ya no tengo hielos para mañana, y qué, yo para qué quiero hielos, para ponérmelos de gorro, o ponérselos a la abuela esta. Seguro que se ríe con esto cuando se lo cuente, la abuela que he llevado cuatro horas al lado, no veas, no me escucha, deja de mirar al frente, que es importante, menuda conversación vacía hablando de todo y de nada menuda mierda si no me estás escuchando y yo a ti tampoco pero ninguno va a sacar el tema. Pues habrá que sacarlo, porque tengo exactamente, a ver, llego sobre las 12 si no hay atasco, no antes, a las 11,30 y me voy, a qué hora me voy, dónde habré dejado yo el puto papelito de la compañía ésta, eh, no me acuerdo, vale, aquí está, 21,30 vale entonces son diez horas, no, sí, diez horas. Diez horas para decirle que le quiero, que lo quiero intentar. Imposible. Voy a matar a esta abuela como me vuelva a rozar con el codo. Me la cargo. Me cargo a todos, qué gilipollas, gilipollas integral, integral. Parada de descanso, qué, veinte minutos, en Medinaceli, de puta madre, en Medinaceli y con una abuela con Channel número 7, y un novio, ya no es novio, ya no es, no, al que le voy a suplicar. Suplicar, yo, suplicar. Y una mierda, que no, que no suplico. Y si…já, área de descanso, este bus va a Zaragoza, pero ese de allí viene de Zaragoza y va a Madrid… a la mierda los 43 euros, a la mierda, que venga él a Madrid, que venga él, yo me subo, me subo, ¿que ya sale el autobús para Madrid? Perfecto, perfecto, a las 12 estoy allí, a lo mejor si cancelo el de vuelta me devuelven algo, y si no que se lo queden, se los regalo. Y preguntarán por mí, ¿no? la abuela por lo menos, joder, después de dar el coñazo, a lo mejor no salen porque falta el siento diecialgo. Pues que falte, que les jodan, me quiero a mí y solamente a mí, claro, buen momento para empezar, joder un autobús. Pues se irán, y aquí habrá sitio, me subo la última, hay sitio, hay sitio ahí al final, guau, ¿me podía salir mejor? Me autoconvenzo, pero qué, que no hace falta, que esta es la decisión correcta ¿no? ¿cómo se baja el mango? Ahá, qué bien, sin abuelas, a ver, no huele, no hay Channel barato ni abuelas venidas a menos, qué guay, sí, sí, era la dirección correcta, bajarse, bajarse. Me quedo si ver el Ebro, pero oye, para mañana tengo hielos seguro.

No hay comentarios:

Buscar este blog