Era aventura.

El túnel de la tristeza ya no era tan largo.

Me apetecía comer en casa.

Buscarle con los pies por debajo de la mesa.

Ser natura.

Verano.

Madera.

Un cristal al que la brisa le quita el polvo.


No hay comentarios:

Los puñales

Aquella mañana vino sin los aros que cada día adornaban sus orejas. Las ojeras, sin embargo, las llevaba puestas desde hacía meses. Bajó ...