domingo, 27 de enero de 2013

Lo que eres tú

Aunque debiera eliminarte. Soplar suavemente sobre cualquier rincón por el que aún quedaras. Tú. Aunque quisiera bailar al ritmo felino de las nuevas búsquedas, de miradas, cuerpos, músculos nuevos. Cuerdas de guitarra a estrenar, que me piden que me acerque, que las rasgue, que las haga sufrir y gritar de placer. Aunque una noche de cada tantas, la garganta me pida más profundidades, un paso más allá, un poco más oscuro, un trago más, diez minutos que se conviertan en horas. Aunque olvide que existes, aunque no te cuente entre las pocas propiedades que no tengo pero alcanzo a tocar, aunque ya no me quede ni un solo centímetro de tu piel por recorrer... Lo quiero. Quiero anclarte en mi vida para siempre, firmar un contrato blindado que te obligue siempre a quererme y mejor aún, me obligue a quererte a ti. Seguir viendo cómo se eriza tu piel cuando quiero borrarte, y no dejar de soplar nunca en direcciones siempre contrarias. Bailar imaginándote ahí, al otro lado del espejo, deseando que arrastre hasta el suelo cada centímetro de tela. Tocarme la guitarra hasta que se me salga el alma, besarme y besarte hasta que no nos queden ni labios, ni luz, ni reloj. Recordar cada segundo que te olvido, recordarte. En cada centímetro, en lo más absoluto, no dejar nunca de pensarte. 

Buscar este blog